El camino de la meditación – Vipassana

por | Abr 14, 2017 | Meditación | 0 Comentarios

El camino de la meditación - Vipassana

Vivir es algo inmensamente más grande que lo que la mente conoce. El camino de la meditación es un modo de vivir, no de creer.

El secreto es recordar que “todo es cambio, darse cuenta de esto se llama iluminación” que nos marca el camino hacia la comprensión, recordando que la forma más bella de felicidad es la serenidad. El Vipassana nos ayuda a no seguir atrapados por el ego y sus egoísmos.

Para elaborar un método de trabajo necesitamos:
Conocer la composición del problema
Desarrollar un proceso de comprensión
Comprobar que sea aplicable a mi realidad

Buda diseña y nos enseña el “óctuple sendero” para comprender esas palabras. Pero todo requiere su proceso. Los cinco pasos están interrelacionados: la conciencia del cambio se deriva de la observación de la realidad y esta dependerá de mi presencia en la realidad. Luego vemos que la presencia precede a la conciencia del cambio pero para desarrollar dicha presencia necesita liberarse del pensamiento compulsivo, necesitamos controlarlo y por eso el control de la mente con sus tres componentes: recta concentración, recto esfuerzo y recto pensamiento, precede a la presencia en la realidad.

Cuando tenemos la consciencia del cambio veremos que eso que llamamos “interés personal” comienza a perder importancia y eso nos abre la puerta del “no apego” que nos dará acceso a la mejor cualidad humana que es el “amor universal”.
Este es el camino que deberemos recorrer si queremos realizar ese objetivo trazado por el Buda del ”óctuple sendero” para llegar a la “comprensión”.
Pero necesitamos que esta comprensión además de ser un proceso psicológico se convierta en algo real y posible de aplicarlo a nuestra vida.

Buda dedicó dos caminos para alcanzar el control de la mente: Recto pensar y la recta concentración. El recto pensar sería sustituir los pensamientos negativos por otros positivos. Los negativos son en general involuntarios. Los positivos son los que deberemos introducir y estos serán totalmente voluntarios. A esto le podemos llamar higiene mental:
Si hay agitación la sustituimos por concentrarnos en la respiración
Ante la antipatía ofrecemos amabilidad
La crueldad la superaremos con la compasión
La ira con el amor
El odio con la compasión generadora
Ante el apego intentaremos comprender el sentido de la impermanencia
Frente a la deshonestidad comprender el fin de todas las cosas

Lo esencial para controlar la mente es practicar la observación desapegada del pensamiento, lo mismo que observamos el vuelo de un pájaro. Eso nos ayuda a quitarle la carga emotiva y rompe esa cadena de la memoria y nos regula nuestra mente reactiva.

Carlos Fiel

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar